• Inicio
  • Blog
  • ¿Deportes de bajo impacto o "saludables"? No siempre, no para todos

¿Deportes de bajo impacto o "saludables"? No siempre, no para todos

¿Deportes de bajo impacto o

Siempre que a un paciente se le recomienda hacer deporte o nos pide consejo  para hacer deporte para mejorar su salud, surgen los deportes que yo llamo “generales”. Generales, porque parece que a todo el mundo le van a venir bien y no es así. Voy a repasar algunos de ellos como el ciclismo, la natación, yoga o Pilates.

 

El ciclismo es un deporte de bajo impacto, es decir, no existe un impacto repetido sobre las articulaciones, músculos o tendones. Es un deporte muy saludable a nivel cardiaco y respiratorio, ya que su nivel de esfuerzo para su práctica es bajo o muy modulable, por lo que casi cualquier persona podría hacerlo. El “casi” es muy importante, ya que aunque tiene un bajo impacto, ejerce una gran tensión sobre determinadas zonas de nuestro cuerpo, a saber: zona lumbar, rodillas, cervicales, hombros, muñecas y manos. Todas estas zonas son castigadas en una mayor o menor medida dependiendo de la postura. La postura ideal para la práctica del ciclismo es la postura en la que estaríamos montados en una bicicleta de paseo, con la espalda erguida, sin ejercer peso sobre los hombros y manos y con las cervicales en una posición normal. El problema es que esa postura esta en contraposición de la postura ideal para una práctica de un nivel superior al de practicar un deporte por salud. Me explico mejor, si lo que queremos es mantener en forma nuestro corazón y pulmones recomiendo a los pacientes que escojan la postura de la bicicleta de paseo y si lo que quieren es practicarlo a un nivel mayor, hay que tender todo lo posible la postura de paseo, subiendo la potencia, cambiando el manillar, subiendo o bajando el sillín, teniendo en cuenta los puntos más débiles del cuerpo de cada uno.

blogger image 2112450594

La natación es otro de los deportes “generales” y que la práctica nos demuestra que no es así. Es un deporte perfecto para problemas lumbares (zona baja de la espalda) pero no tanto para la zona cervical y hombros. Si padeces de esta zona, la fuerza y repeticiones que debemos hacer con los brazos, cargan de una manera brutal la zona cervical. Solamente con una técnica muy depurada podemos mitigar este efecto. Imaginamos hacer 50 largos, con unas 10 repeticiones en las que sacamos la cabeza para coger aire por el mismo lado. Os podéis hacer una idea de que una parte de la musculatura recibirá 500 movimientos de mucha intensidad más que su parte homóloga. Por lo que si quiere practicar natación para mejorar tus lumbares sin machacar la zona cervical, no estaría nada mal algún curso de perfeccionamiento de la técnica.

CENA2014

El Yoga y el Pilates son deportes que buscan la mejora de la salud, el primero a través de la relajación, meditación y flexibilidad de músculos, tendones y articulaciones, el segundo a través de la potenciación de la zona abdominal y la respiración. Dos deportes distintos pero con el mismo problema, la persona encargada de realizar la sesiones. Necesitamos un instructor/a que dé clases adaptadas a nuestro nivel. Tanto el Yoga como el Pilates pueden variar en intensidad y eso debería ir en función de los practicantes y no del instructor. Y también es recomendable que la sesiones sean de pocos practicantes para que el instructor pueda corregirnos ya que si no se practica correctamente nos puede llevar a lesiones y no poco importantes.

 

31

Conclusión, si quieres practicar un deporte nuevo para mejorar tu salud y los dolores o problemas que te tratas con el fisioterapeuta, consúltale y podrá aconsejarte cuál es el ideal para ti y tus problemas. Y si ya prácticas uno que no es precisamente bueno para tus problemas, consúltale igualmente para que te diga que cambiar o como compensar lo que se produce en tu cuerpo.

David Nieto Marcos. Fisioterapeuta